¿Por qué los niños chupan o succionan objetos, chupones o sus dedos?

El hábito de succionar es completamente normal en los bebés y en el preescolar, dado que les provee seguridad. Por medio de la succión, el bebé hace contacto con su entorno y aprende de él. De hecho, algunos bebés se chupan uno o varios dedos aun antes de nacer.

¿Es dañino para la dentición y los maxilares este hábito?

Entre los dos y cuatro años de edad, la mayoría de los niños dejan de chuparse los dedos o el chupón por sí solos. Hasta entonces, por lo regular no hay daño para sus dientes o maxilares. Sin embargo, algunos tienden a chuparse repetidamente los dedos, el chupón u otros objetos durante largos periodos. Es posible que en ellos, los dientes anteriores estén salidos (inclinados hacia el labio) o broten de manera inapropiada.

¿Cuándo debe preocuparme el hábito de la succión digital?

Su dentista pediátrico vigilará cuidadosamente el desarrollo de los maxilares y la erupción de los dientes del bebé, teniendo siempre en mente el hábito de la succión. Por lo regular, dicha costumbre no motiva preocupación sino hasta que los dientes anteriores están listos para brotar.

¿Qué puedo hacer para detener esta costumbre de mi bebé?

La mayoría de los niños dejan el hábito por si solos, aunque otros necesitan la ayuda de sus padres o del dentista pediátrico. Cuando el niño/niña está suficientemente maduro como para entender los posibles daños que ocasiona su costumbre de succionar, el especialista puede alentarlo a dejar de hacerlo. Sumando el apoyo de los padres, este consejo del dentista pediátrico ayuda a que la mayoría de los niños abandone su hábito. Si este método no funciona, el especialista pudiera recomendar colocar en la boca del niño/a un aparato dental que interfiera con el hábito de succión.

¿Succionar el chupón es una costumbre menos dañina que chuparse los dedos?

Succionar uno ó más dedos o el chupón afecta a los dientes básicamente de igual manera. Sin embargo a menudo es más fácil eliminar el hábito de usar chupón.